martes, enero 23, 2007

¿Obras o ideas?

Esto es una discusión de cafetería recurrente, pero me voy a permitir divagar un poquito y postearla.

¿Qué es más importante (o tiene más mérito), la idea o la ejecución?
En general, cuando se alaba a un "creador" se enfatiza la "genial idea" o la inspiración, sea un investigador, un poeta o un arquitecto. Es decir, se alaba el proceso mental.
En mi opinión, se sobrevalora lo mental. Todo el mundo tiene alguna de vez en cuando. De hecho, nadie tiene una idea original, todo son refritos de otras "ideas geniales" previas. Sin embargo, en mi opinión, el que tiene más ideas no es el que tiene "algo especial en ela cabeza", llamémosle creatividad, sino que es, normalmente, el que más lee, discute, observa, etc. El más motivado y curioso, no el más inteligente. El que más hace, no el que más piensa.

Y voy más allá. Para mi, el verdadero mérito no es tener la idea, sino que está en pasar de la idea a la obra.
Ejemplos:

Referente a la investigación. Cuando uno comienza con la investigación, piensa que Pepito, Zutanito y Menganito son unos genios, porque la teoría de la jandepora es de puta madre, es una idea genial. Y uno se agobia, porque no se le ocurre nada. Pero no es así, Pepito, Zutanito y Menganito se han pasado 15.000 horas leyendo artículos y haciendo experimentos, algunos seguramente mal planteados o que han dado unos resultados lamentables. Pero han currado, han sido minuciosos (y son unos cocos de la leche, claro, no se trata de decir que todos somos unos genios...). Y desde ahí han llegado a la teoría de la jandepora, que es "una genialidad."

Un friki-ejemplo. El relato "El Centinela" de Arthur C. Clarke es ingenioso (cuidado, me gusta bastante Clarke), pero es demasiado corto, te deja con hambre. Es solo una buena idea. En cambio, la película que inspiró, "2001: una odisea en el espacio" es una maravilla. Es una buenísima idea hecha obra de arte. Una obra de un genio. ¿Es Kubrick menos genial porque la idea original, la inspiración no sea suya? Yo creo que no.
Hay mucha gente que critica a Kubrick porque "simplemente elegía bien sus historias." No. Era un gran creador, capaz de transformar una idea ingeniosa (o más de una, "La naranja mecánica" fue una novela de Anthony Burgess, y "Eyes wide shut" está basada en la obra de Schnitzler , Traumnovelle) en una obra de arte.
Es muy fácil tener una buena idea, al menos una, una vez en la vida. Lo difícil es hacerla obra. Y que sea maestra.

8 comentarios:

Niha dijo...

Por supuesto, una gran idea no es gran cosa si no se lleva a la práctica.

Viper dijo...

A veces... tiene más valor (y resulta mucho más difícil) la ejecución que el parir la idea en si.
Muy buen artículo!

Un saludo del Clan

Un perro madrileño dijo...

Ese es el sentido del post (no sé si he conseguido plasmarlo bien) que, en mi opinión, se da demasiado mérito a "la idea", cuando lo más importante, creo yo, es "sacar la escultura del bloque", que diría Miguel Ángel. La estatua ya está dentro, pero hay que sacarla...

DLuque dijo...

Pues sí, tienes razón. A mi me gustán mucho las novelas que inspiraron 2001 y la naranja mecánica. No creo que sean "sólo" una buena idea.
(El principio de la obra de Clarke aburre hasta a las vacas, pero luego está genial)

Un perro madrileño dijo...

No puedo juzgar la obra de Burgess, pero en lo de 2001, has sacdo un 0 en el frikitest... está basado en un relato, la novela se hizo paralelamente al guión...

David dijo...

Bueno, pero la hizo Clarke ¿no?

Un perro madrileño dijo...

Si, "noveló" el guión. Del que es coautor, claro... ;-P
Y como novela es malilla, creo yo. Lo bueno que tiene es que la historia, que es, al fin y al cabo, la peli. Pero, bajo mi punto de vista, no tiene ni la fuerza expresiva ni la calidad de la peli. No es, como novela, una obra maestra, ni mucho menos.



Recordatorio: No meterme con Arthur C. Clark, Philip K. Dick o Terry Pratchett. Ni hablemos de meterme con John Ronald Reuel....

imaginauta dijo...

Cine y literatura son géneros muy diferentes. Kubrick era un genio en la dirección, pero siempre buscó una novela que adaptar y un co-guionista.

En 2001 el propio Clarke y en el Resplandor a Diane Johnson, despreciando la ayuda de Stephen King aunque, curiosamente, torturándole con llamadas a las dos de la mañana.

- Ring, ring...

- ¿Si?

- Stephen, crees en Dios?

- ... Creo que si.

- PUES YO NO.

- Piiiiiiiiiiii...

(Juro que la conversación es tal como la relató King)